A tope con el Fancine. Día 3. Resumen del sábado

kiss-of-the-damned1En esta segunda jornada de Fancine, hemos echado un poco el freno porque una sesión como la que nos dimos ayer y podíamos perder la cabeza en una de las butacas del palco del cine Albéniz, que oye, se han relajado con el aire acondicionado y parece que podremos salir con buena salud del certamen. De las cinco que vimos el viernes, ayer pasamos a tres: una de vampiros, otra de Filipinas (filipinos más bien) y una road movie en la que el coche no anda. Así como suena. El nivel no fue muy alto, pero subió realmente por la última película. El resto, algo bakalá.

La tarde empezó con ‘Kiss of the damned‘, una de las que más ganas teníamos. Peli de vampiros con algún que otro nombre reconocible en el reparto, como el de Milo Ventimiglia (El Peter Petrelli de ‘Heroes‘), y que prometía bastante. Por desgracia, se quedó en una película más de vástagos, más enfocado en la visión moderna que se tienen de estas criaturas por culpa de cintas como ‘Crepúsculo‘ y con un intento de europizar la trama evocando a ‘Entrevista con el vampiro‘. Al final, mucha carne y poca chicha. Poco a poco, ser vampiro será algo parecido a estar en ‘Mujeres y hombres y viceversa’

La película únicamente remonta con la aparición de Michael Rapaport, que hace del agente del protagonista. Ese es el único momento de suspense que ofrece el argumento y no dura demasiado. Y una película de vampiros que no tenga tensión es algo que difícilmente se puede sostener si no hay una buena historia detrás, cosa que aquí no pasa.

La tarde tomó un toque exótico con ‘Breakaway’ (‘Alagwa‘ en su título original), del filipino Ian Loreños. El director estuvo allí y en palabras suyas, su película nos iba “a cambiar la vida”. Pues tanto como para eso no fue, y es que, pese a no estar mal del todo, no encaja muy bien en cine fantástico. Ese es uno de los problemas que a veces tiene Fancine, que no se delimita bien el género y se encuentran cintas difíciles de encuadrar cuando has visto antes ciertas historias.

scenic-route-2

‘Breakaway’ bien podría ser una TV-movie que nos encontramos por las tardes sobre secuestros y todo eso. Muy entretenida, eso sí, pero de las que verías en la tele en invierno en la sobremesa. Todo lo bueno que tiene la película se disipa al final, donde una serie de acciones precipitadas arrojan un desenlace que estropea la trama, que ya de por si, no era muy boyante. Loreños decía que el protagonista, Jericho Rosales, era “el Brad Pitt filipino”. Con eso nos quedamos más tranquilos.

Terminamos el día con ‘Scenic Route‘, donde también había algún nombre conocido, como el militar de ‘TransformersJosh Duhamel. Sinceramente, es de lo mejor que hemos visto en el Festival, pero queda la sensación que Duhamel y Dan Fogler están ahí porque Jason Bateman y Zach Galifianakis no quisieran el papel, ya que están hechos a medida para ellos. En muchos momentos de la primera mitad parece que están intentando actuar como si fueran estos dos actores.

Conforme va pasando la película, Duhamel se destapa en un grandísimo papel. La historia de esta road movie en la que el coche se estropea a los dos minutos evoluciona y sorprende, con un final en el que el giro que dan los acontecimientos parece no ser el se quisiera, pero que acaba de una manera dura y casi perfecta. Sin duda, esta ha sido la mejor película de la jornada de ayer.

El itinerario de películas de hoy no está claro aún. Así os dejamos con la intriga de que vemos el domingo.

No hay comentarios... déjanos algo con HAMOR!

Deja un comentario

 

— requerido *

— requerido *