A tope con el Fancine. Día 5: Resumen del lunes

22414Encaramos ya la recta final de Fancine. Las cosas como son, el cansancio ya se empieza a notar y las prioridades van cambiando. La mayoría de asistentes buscan las películas que no han podido ver e intentan cuadrar el horario para poder seguir viendo las piezas a concurso y disfrutar de las películas de la parte informativa. No nos podemos multiplicar y seguimos viendo cuatro películas al día. En cinco días llevamos ya 20 películas más o menos. Vamos a acabar locoteros, pero nos da igual. El fancine nos sigue molando un taco y medio.

Ayer la jornada empezó con Crave‘, fuera de concurso y dirigida por Charles de Lauzirika, un colega que se había dedicado hasta ahora a hacer muchísimos making-off y que se atrevió con una película que mezcla bastantes géneros. Pese a que la protagonizan Josh Lawson y Emma Lung (una versión más barata de Zooy Deschanel por lo que vimos), la atención se la lleva el papel secundario de Ron Perlman. Él debería haber aparecido más. Por lo demás, es una cinta que cuenta las andanzas de un fotógrafo freelance con mucha imaginación y que empieza a querer realizar todos los pensamientos macabros que se les pasa por la cabeza, sobre todo cuando hay otros que molesta.

Su prioridad es eliminar de La Tierra a todo el que se lo merece, hasta que la tortilla se da la vuelta y él es el que merece desaparecer. Es una obra con mucho humor negro, que es lo que realmente salva esta trama policiaca-amorosa con mucha influencia de ‘Dexter‘, que cuando no recurre al chiste es bastante normalita. Podría haber tenido un final épico si se hubiera cortado donde debe, pero el director, por intentar darle más profundidad al argumento, perdió puntos.

Después pasamos a las películas a concurso. Empezamos con ‘Forever’s end‘, que como a nosotros nos gusta llevar la contraria, no nos pareció nada mala en comparación a la impresión que por el palco del Albéniz se veía. La cosa va de una chica que vive sola tras el fin del mundo en una casa en mitad del campo. Hay que admitir una cosa… el fin del mundo apartado de la civilización, así sin zombis, ni monstruos ni nada es bastante soso. La mujer está sola seis años, sin hablar ni interactuar con nadie, hasta que un día llega su hermana y se queda feliz. Y después llega un hombre… y esta aquí contamos.

Es una película mentirosa. No es una acusación tan grave, pero hay que saber buscar como engañar al público para que le guste ese engaño o no. Aquí, al final, el espectador se siente estafado y ese es su gran problema. Es un final muy cogido por los pelos, y que por desgracia, se ve venir casi desde primera hora (por lo menos la historia principal). Total, que la conclusión que sacamos es que cuando llega el fin del mundo y no hay nadie en casa, se puede ir todo el día en pijama, que no pasa nada.

foreversend-still5

Continuamos con cine chileno. ‘La Pasión de Michelangelo’, que podría ser la Tortuga Ninja, pero no. Lo interesante de esta película es que te cuenta un hecho real que pasó allí y del que seguro que aquí nadie conocía. Aquí en España tenemos nuestros casos de supuestos “visionarios” que “hablan” con la Virgen. Pero también desde una perspectiva política y periodística, donde se intenta vislumbrar si realmente la supuesta Virgen María que habla por boca un joven llamado Miguel Ángel es verdad, es un fraude o es, simplemente, que el notas está troleando a medio país.

Todo ello está lleno de momentos bizarrísimos como el de la tarta de cumpleaños, y hasta aquí voy a leer por si alguien se aventura a verla. Lo bueno es que tras la película y de forma casi de última hora acudió su director para una rueda de preguntas donde explicó más lo que quería plasmar con según qué momentos de la misma. Y lo bueno fue también que éste no se marcó pegotes a lo Terrence Malick y la película resultaba creíble.

Por último volvimos a la parte informativa del Fancine para aventurarnos con ‘We are what we are‘, una de las que mejor pinta tenía y que cumplió con las expectativas. Recoge un poco el testigo de lo que contaba ‘Red State‘ hace unos años en el mismo festival, pero esta vez, centrándose en otras cosas. Las dos van de comunidades religiosas que llevan al extremo sus creencias, pero en en este caso, se convierten en el Karlos Arguiñano de este género.

La película esta narrada a la perfección y la trama te mantiene muy enganchado. Sin duda, es hasta ahora lo mejor que vimos en estos días. La lastima es su final, que destroza toda la tensión lograda durante los 100 minutos anteriores. Lo mejor es intentar olvidar los últimos cinco minutos y finalizar la película cuando uno vea conveniente. Quedaría ver la película original, ya que esta es un remake de una realizada hace tres años que a su vez está basada en un libro.

Colaboró en el artículo: Javi Portillo

 

1 Comment

  1. mejor una romantica o una de negritos

Deja un comentario

 

— requerido *

— requerido *