No me Adaptes ese Manga, Por Favor

manga-cineRecientemente ha salido a la palestra la adaptación del que, a título personal, considero uno de los mejores mangas realizados hasta la fecha, Monster, del maestro Naoki Urasawa. En principio, esto sería una mala noticia para todos los fans de la obra original, pero el hecho de que se vaya a realizar en formato de serie, por Guillermo del Toro y en la cadena HBO, nos da lugar para la esperanza. Más aún, cuando sabemos que el propio Urasawa revisará todos los guiones y del Toro ya ha comentado que será completamente fiel al texto. Aunque, claro, siempre nos queda el resquicio de la duda, en este caso en concreto porque solamente se va a adaptar en una temporada, lo cual para un manga de 162 capítulos me parece algo corto, y sobre todo por la experiencia previa a la hora de adaptar un manga a película de imagen real, sobre todo si se realiza en Hollywood.

monster-naoki-ueasawa

Todos tenemos en la memoria (aunque queramos olvidarlo) la horrible y absurda Dragon Ball Evolution (2009), que hizo estallar los ojos de todos los fans de la obra de Toriyama que osaron ver semejante bazofia. Y, aunque este sea el caso más destacado, no es el único. Normalmente, se peca en exceso en este tipo de adaptaciones de querer cambiarlo todo, aunque sea lo más estúpido que se pueda hacer (¿Goku en el instituto, intentando ligar con chicas? ¿Desde cuando?), algo que parecen respetar más cuando llevan al cine alguno de sus cómics, pero esa es otra guerra a parte. Así, se ha especulado, pero sin salir adelante todavía, la adaptación de mangas míticos, como Akira o Ghost in the Shell. A pesar de todo, no podemos estar tranquilos todavía, porque la falta de ideas en Hollywood los llevarán, cuando terminen de arrasar y destruir con remakes innecesarios todos sus clásicos, a empezar a coger mangas y animes por aquí y por allá.

dragon-ball-evolution

En el otro extremo nos encontramos los live-actions que procuran los propios japoneses. Si los americanos quieren cambiarlo todo, los japoneses pecan en exceso de pulcritud y fidelidad, aunque eso signifique poner extrañas pelucas y pasarse horas en peluquería para lograr peinados imposibles. La película de Rurouni Kenshin es el último ejemplo, pero en este punto es muy destacable el dorama que se marcaron hace unos años de la serie Sailor Moon, llegando a lograr un buen equilibrio entre lo absurdo de intentar imitar el peinado de Usagi Tsukino (Guerrero Luna) y una buena fidelidad al vestuario y el espíritu del manga original. Aunque, si nos alejamos de las adaptaciones en imagen real, y nos centramos en las películas de animación, Japón le da un largo repaso al resto de países, y no es para menos, pues el manga es algo muy serio y que mueve muchos millones de yenes en ese país. Filmes como Nausicäa, la propia Akira o, más recientemente, la trilogía iniciada con la época dorada de Berserk nos dan muestras de una calidad excepcional y una perfecta relación entre fidelidad y adaptación a otro formato (¿Tanto cuesta hacerlo cuando hay actores de por medio?). Aunque la palma, en este punto, se lo lleva, de nuevo Dragon Ball, que se ha convertido en una de las películas más taquilleras de la historia en Japón con su última película, Battle of Gods, en cuya participación ha intervenido el propio Akira Toriyama. Este último es un ejemplo del poder que tiene el manga, y el dinero que mueve en el país del Sol Naciente, a pesar de seguir exprimiendo una obra ya agotada, con una película que no aporta nada nuevo.

rurouni-kenshin-live-action

No obstante, la mejor adaptación que recuerdo haber visto de un manga se trata de la película del coreano Park Chan-Wook, Old Boy (2003), la cual, a pesar de cambiar bastantes cosas de la historia, respetaba el espíritu de la obra original, utilizaba todos sus aciertos para potenciar su peculiar estilo narrativo y visual, todo ello acompañado, por supuesto, del talento que posee este realizador. Es el claro ejemplo de una buena adaptación, pues siempre he creído que hay que ser fiel a la obra que se adapta hasta cierto punto, respetar los detalles importantes y mantener siempre el espíritu que quería transmitir su autor. Otro ejemplo de adaptación perfecta para mi, este caso de una obra literaria, seria El Club de la lucha (1999), pues te transmite exactamente lo mismo que el libro, aunque no pasen todos y cada uno de los hechos que se narran en la novela. Pero sí los más importantes, sin inventarse cosas que no vienen a cuento y cambiar otras, como pasa en el 95% de las adaptaciones.

old-boy

En definitiva, y habiéndome dejado mucho que decir y muchos mangas por nombrar, la adaptación de una obra es siempre un tema delicado, y más aún como se intenta realizar en un país y una cultura totalmente diferente, por personas que sólo ven el beneficio económico y nisiquiera conocen la obra que están adaptando. Por el mal menor, prefiero la excesiva fidelidad de los japoneses, y cerrando el círculo con Naoki Urasawa, recordar la trilogía cinematográfica de 20th Century Boys. Hasta el próximo artículo.

*Por Borja Jiménez de Objetivo:Cine
Artículo01_OC

1 Comment

  1. Pues yo estoy to orgulloso de haber visto ‘Dragon Ball’ en el cine xD

Deja un comentario

 

— requerido *

— requerido *